6 de diciembre de 2008

Je Ne Port Pas de Fourrure

La nueva campaña de la Fundación Briggite Bardot (para la protección de los animales domésticos y salvajes) en contra de las pieles no deja indiferente:



Y recuerda: ¡Llevar pieles, es llevar muerte!

10 comentarios:

Guybrush dijo...

Me encanta el de Je suis une victime de la mode, tout comme vous!

Me ha recordado a una vez en un autobús, hace tiempo, que acabamos (sobre todo un amigo) discutiendo con una señora que decía que los animales estaban para ser comida, abrigos y bolsos.

Vimes dijo...

A mí me deja un tanto indiferente porque no sé francés, pero vamos, que pillo la idea. Llevar pieles es muerte.

Como ves, me he hecho un blog. Soy co-blogger con la amiga que me lo ha hecho.

Un beso!!
Andrés

Vimes dijo...

Sí, fui a lo de Jorge. Estuve sentado al lado de Dani, de hecho. Al parecer le acaban de operar de una hernia, así que no andaba muy allá. El acto fue bastante emotivo, aunque esa palabra se use demasiado genéricamente. De hecho, una alumna nos deleitó con cuatro piezas de flauta travesera y cuando atacó la cuarta casi me corto las venas. Se leyeron textos, discursos y poesías. Describieron a Jorge con una palabra que creo que le cuadraba muy bien: "ético".

Fueron principalmente profesores. Yo era casi el único alumno de nuestro año: había unos pocos que terminaron ya el Bachiller el año pasado y alguno más que aún estaba en el instituto. Vi a María Ramos, creo que estaba en nuestra clase en 1º y no sé si en la tuya en 2º, pero como nunca tuve mucho trato con ella no le dije nada.

Dani me contó que Jorge había muerto en las puertas de los Juzgados de Plaza de Castilla. Al parecer iba por una movida de IR: mi amiga Marta me amplió la información diciendo que en la web del partido y tal se decían cosas como "murió en el lugar a donde nunca querría haber llegado".

De nuevo, un beso!
Andrés

Hada dijo...

Guybrush, yo también tengo anécdotas parecidas, pero ahora no tengo muy claro lo que habría que hacer con las señoras que ya tienen abrigos de piel, o más bien con los abrigos de piel propiamente dichos. Propongo que se dejen de hacer abrigos. Entonces se revalorizarían, subastarían y demás, de manera que l@s dueños quedarán contentos.
Sin embargo, esto generaría seguramente mafías y fabricación clandestina de abrigos, que estaría muchiiisimo menos reguladas que las de ahora, que ya es decir.
Dilema.

Hada dijo...

Andrés, sigo pensando que si quieres ser presidente de gobierno deberías aprender francés!

P.D: No consigo comunicarme contigo cuando estás desconectado.

Vimes dijo...

Esto... tengo vetados los comentarios en mi entrada porque Shaynne y yo aún no nos manejamos muy bien con Blogspot. Pero vamos, que los de la siguiente entrada (de Shaynne) ya están abiertos.

¿Comunicarte conmigo cuando estoy desconectado? Mmmm... si te refieres al MSN, casi siepre estoy, como no conectado, pero estoy. De todas formas, creo que ahora a partir del blog nos vamos a hablar más. Y antes de que me lo preguntes, NO, no tengo Tuenti.

Un beso!
Andrés

Ácula dijo...

Como por casualidad, como suceden estas cosas en Internet, he llegado a este blog tuyo y me parece muy interesante. Ya te he incluido en mi carpeta de blogs favoritos.
Seguire en contacto.

Hada dijo...

Me alegro, Ácula, gracias.
Te incluyo a mi lista.

El Barón Rampante dijo...

Afortunadamente las pieles estan de capa caida, tanto por su precio prohibitivo (que al mismo tiempo es su mayor atractivo, asi somos los humanos), como entre otras cosas por la aparición de imitaciones sinteticas, que tampoco son las salvadoras del medio ambiente, pero es cierto que evitan matanzas.

Respecto al cuero... enfin, tampoco es una maravilla, pero las fuentes no son tan escabrosas (si un cadaver de vaca se puede considerar algo no escabroso)...

Quiero dejar constancia de algo que he visto personalmente, y es que en un pais tropical X, no se pueden lucir pieles por el calor humedo que hace. ¿Solución? se encierran en lugares aclimatados con temperaturas artificiales de asta 15º (cuando fuera ace casi el doble), con el consumo criminal de energia que conlleva.

Sobran las palabras.

Enfin, en mi opinion vestir con pieles es algo propio de la prehistoria, y algo propio de una mente burguesa casi enfermiza dada la ubicuidad de nuestro amigo el ALGODOÓN.

Un beso Ana, ya nos veremos.

Hada dijo...

Increíble lo del país trópical X...no se contentan con destruir la fauna de manera salvaje, sino que además quieren acabar con el planeta!

Parece que cada vez hay más etiquetas de garantía en las pieles, que aseguran que no ha habido maltrato. No es la solución, pero es un paso...